¿Cada cuánto hay que actualizar la web o el ecommerce? ¿Por qué actualizar el sitio web con frecuencia es tan bueno para las empresas? En este artículo ofrecemos muchas de las claves sobre la frecuencia de actualización de una web. Y, claro, damos respuesta a la gran pregunta: ¿cada cuánto tiempo añadir nuevos contenidos a la web?

Omatech crea el proyecto digital que refleja tu visión de negocio y lo actualiza cuando es necesario.

Omatech, agencia de proyectos digitales

Siempre hay que añadir contenidos nuevos

Cuando estrenamos un sitio web corporativo, un ecommerce o una plataforma online, hay que celebrarlo. ¡Por fin tenemos en marcha el proyecto web que tanto deseábamos! Pero una vez nos hemos felicitado por el lanzamiento de la nueva web, comienza un trabajo constante de actualización: adición de nuevas landings, incorporación de nuevos productos y reviews, adaptación y eliminación de textos preexistentes, creación de nuevos textos, publicación de posts en el blog corporativo, etc. Cuando haya pasado tres, cuatro o cinco años, probablemente sea el momento de hacer un completo rebranding, que requiere —como mínimo— una renovación del diseño web, textos nuevos y una nueva forma de estructurar y de ofrecer los contenidos.

Así que, una vez está en marcha una nueva web, no podemos cruzarnos de brazos y abstenernos de hacer actualizaciones. ¿Qué pensarías si entrases a una web corporativa y el último post del blog o el último update de su foro de soporte datase de hace dos años?

No hay excusa para no actualizar, porque poner al día y añadir nuevo contenido tiene muchos beneficios en el medio y largo plazo.

Hay que actualizar la web con frecuencia

Actualizar contenidos como estrategia

Conviene establecer una estrategia y una rutina de actualización del sitio web. De este modo, hay que evitar hacer actualizaciones con cuentagotas, como respuesta a un cambio relevante de Google en su algoritmo o, sencillamente, porque no hay más remedio que actualizar.

Por ejemplo, si tu empresa incorpora una nueva línea de negocio, es absolutamente obligatorio hacer constar esa nueva actividad en el sitio web corporativo. Pero hay que dar algunos pasos más. Así, hay que apostar por añadir nuevos contenidos con frecuencia, con una perspectiva estratégica.

Beneficios de actualizar la web

Actualizar el sitio web o el ecommerce es tan importante como hacer evolucionar y crecer tu modelo de negocio y tu marca. De hecho, negocio y sitio web se interrelacionan, y solo hay una manera de funcionar en el mercado: con una empresa competitiva y que aporta valor a los clientes, y con una web que ayuda a las ventas y a la mejor experiencia de usuario.

Algunos de los beneficios de actualizar la web son los siguientes:

Mejorar el SEO

Los motores de búsqueda, como Google, están encantados con los sitios que crean nuevo contenido singular y que es percibido como útil por los usuarios. A Google no hay cosa que le guste más que indexar contenidos de calidad de cierta profundidad que permitan que el usuario satisfaga su necesidad de información y de entretenimiento.

Un sitio web que actualiza de forma regular su contenido —en el blog corporativo y en las partes estructurales— recibe más atención de Google. De esta manera, el motor de búsqueda se pasa más a menudo por la web, para ver qué hay de nuevo, e indexa más páginas.

Actualizar los contenidos de la web potencia el SEO

Informar de nuevos productos y servicios

El sitio web corporativo es un activo estratégico para cualquier empresa. La razón es que si los productos y servicios están expuestos de forma ordenada, natural y con sentido, el departamento comercial va a tener un sólido apoyo para su labor de ventas. Lo mismo vale, por supuesto, para un ecommerce. En cambio, si falta usabilidad web y contenidos básicos, el usuario no va a entender ni lo que hace la empresa, ni lo que ofrece.

La actualización de la web es absolutamente obligatoria cada vez que una empresa añade un nuevo producto o servicio. El sitio web debe incorporar esas adiciones.

Impulsar las redes sociales

El contenido es un combustible de las redes sociales. Si no tienes nada nuevo que contar, si por ejemplo no generas nuevos posts relevantes y atractivos para clientes y potenciales clientes en tu blog, no vas a poder hacer suficiente palanca para generar un impacto potente en redes sociales.

Conectar con el público

Recuerda que una buena estrategia de marketing digital, con engagement con tu público potencial, solo se consigue si hay actualizaciones y nuevas publicaciones en tu sitio web. El objetivo siempre es mejorar la experiencia de usuario y crear lazos con los usuarios/clientes.

Un sitio web no puede ser una cosa estática. Bien al contrario, debe ser una plataforma dinámica, al servicio de los usuarios. Y hacer que el usuario esté satisfecho pasa por crear una web con usabilidad, con buen diseño web y con una estrategia definida de actualizaciones y de incorporación de contenidos frescos de forma periódica.

Un usuario satisfecho es más fácil que regrese al sitio web, que acabe comprando o que recomiende la web a otras personas.

Diferenciar la empresa en un mercado competitivo

Una web o un ecommerce que hacen actualizaciones periódicas lanzan el mensaje de que la empresa que está detrás es dinámica y que no deja de trabajar ni un instante en beneficio de sus clientes.

Quizá sea más sencillo entender este argumento a través de un ejemplo. Un usuario encuentra dos sitios web parecidos que venden el mismo producto al mismo precio, si bien uno de ellos tiene un blog y un foro de soporte sin actualizaciones desde hace mucho tiempo. ¿Dónde comprará esta persona? ¿En qué plataforma confiará? Probablemente, siendo el resto de condiciones las mismas, elija la web que está actualizada.

Una web actualizada se diferencia en el mercado y transmite una serie de valores positivos. Además, expresa algo tan importante como que la marca está activa y al pie del cañón

Adaptarse a todas las pantallas

La actualización puede consistir en hacer responsive la web, es decir, que la experiencia visual sea óptima con todo tipo de pantallas: ordenadores, tabletas y móviles.

Promover el ‘content marketing’

Hemos hablado de SEO y de conversión (convertir visitas en clientes), pero sería bueno añadir otro concepto: content marketing, o marketing de contenidos.

Como hemos explicado al referirnos a las redes sociales, los nuevos contenidos son un combustible básico para la estrategia de marketing digital.

La actualizaciones son la razón de ser del mencionado content marketing. Sin contenido, tu rango de acción y tu influencia en el ámbito online se ven limitados. El contenido es, sin duda, un gran activo para el marketing, para generar ventas y para amplificar la visibilidad de la marca.

Presumir de web

Una web que se actualiza de forma regular es una web de la que el equipo humano de la empresa se siente orgulloso. Así, cuando una web luce y se actualiza, se tiende a prescribir la visita con la seguridad de que el cliente o posible cliente va a disfrutar de usabilidad web y de contenidos frescos y relevantes. El caso totalmente contrario es un sitio web abandonado. ¿Qué comercial va a recomendar a su posible cliente que eche un vistazo a una web que se ha quedado anclada en el pasado y que no está a la altura de las expectativas del usuario?

¿Cada cuánto actualizar el sitio web?

¿Con qué frecuencia actualizar la web?

Una web hay que actualizarla cuando los objetivos de marketing y de negocio de una empresa lo requieran. Para ello, hay que establecer unos objetivos y entender de qué manera la actualización del sitio web nos puede ayudar a conseguirlos.

Cada vez más empresas captan clientes a través de la web. Y cada vez más usuarios entran en contacto por primera vez con una marca, su producto y su cultura empresarial a través del sitio web. Por ello, conviene actualizar la web porque nos va a ayudar a atraer más visitas, de las que puedan surgir nuevos clientes, y porque va a contribuir a generar una óptima experiencia de usuario.

No hay fórmulas válidas para todas las webs, porque cada modelo de negocio, cada estrategia y cada sector son diferentes. Pero lo que está claro es que una web hay que actualizarla con frecuencia: al menos debería haber incorporación de nuevos contenidos cada mes.

Habrá empresas que añadan contenido cada día, y otras, cada semana, o cada mes. Pero lo que nunca puede ser una opción es no hacer actualizaciones durante largos periodos de tiempo.

Actualizar la web puede ser tan sencillo como optimizar un post que ya tienes publicado para favorecer que salga como fragmento destacado en la página de resultados de Google. Los fragmentos destacados de Google, que destacan una porción de contenido a través de un recuadro como respuesta a una consulta en el buscador, contribuyen a aumentar el tráfico orgánico al sitio web.

Ejemplo de fragmento destacado en los resultados de Google
Ejemplo de fragmento destacado en los resultados de Google.

En el otro extremo tenemos la actualización total a la que hay que someter un proyecto web cada cierto número de años.

Y, entre medio, están los posts del blog corporativo, las creación de nuevas landings, y la adición de nuevos textos e imágenes.

Blog corporativo: actualizar la web para potenciar el SEO

El blog es una de las más beneficiosas formas de actualizar un sitio web corporativo. Una vez se ha desarrollado la web y se ha lanzado, con una meticulosa inclusión de contenidos claros, exhaustivos y de calidad, puede parecer que poco más se puede hacer para dar dinamismo al site.

Pues no es así. La manera más sencilla de conseguir esa sensación de dinamismo es mantener activo un blog. Además de ser una interesante herramienta de comunicación y divulgación de las novedades de la empresa, el blog es una poderosa manera de mejorar el SEO de la web. Para ello, es necesario publicar de forma regular posts con información relevante para el público potencial, con los que se potencien palabras y frases clave estratégicas para el negocio.

Actualizar el blog en cualquier sector

Cualquier sector y nicho de actividad se benefician de un buen empleo del blog corporativo.

Pongamos como ejemplos dos empresas tan diferentes como un despacho de abogados o una empresa de neumáticos.

  • Los potenciales clientes del despacho pueden buscar información en buscadores sobre diferentes escenarios en los que puedan necesitar servicios jurídicos. Si el blog de este equipo de abogados publica artículos relevantes y de calidad, con un buen uso de palabras clave, algunas de estas consultas culminarán con la visita del usuario al blog y sitio web del despacho legal.
  • ¿Estás buscando neumáticos? ¿Deseas saber cómo hacer un buen mantenimiento de estos productos tan esenciales para la fiabilidad y seguridad del vehículo? Se te podría ocurrir buscar consejos en internet para aprender sobre calidades, sobre neumáticos especializados y sobre recomendaciones para darles la mayor durabilidad. Si la marca de neumáticos publica de forma periódica posts de calidad sobre estos aspectos, es probable que acabes leyendo alguno de ellos e interesándote por la propuesta de producto que hace la empresa.

¿Cada cuánto publicar posts en el blog?

A efectos SEO, es bueno mantener una regularidad en las publicaciones. Por tanto, habría que evitar publicar cuatro posts en un mes, para luego no publicar ninguno durante los dos meses siguientes.

La periodicidad de las publicaciones vendrá marcada por los objetivos, prioridades y recursos de la empresa. Si interesa dar visibilidad a la web, generar leads y aumentar las ventas, cuanta más periodicidad, mejor. Pero no hace falta pasarse. Hay empresas que publican dos o más posts a la semana —un ritmo a priori intenso—, y las hay que publican un post de calidad al mes. Cuantas más publicaciones hagas, más te va a indexar Google.

Al margen de la frecuencia de publicaciones en el blog, hay que primar la calidad, utilidad y singularidad del contenido. Todos los posts deben ser contenidos bien elaborados y relevantes para el público objetivo. Además, deben ser contenidos totalmente originales y con una estrategia detrás, y un buen trabajo previo de palabras clave.

Para garantizar el ritmo de la publicaciones, es bueno tener ya preparados, listos para publicar, dos o tres posts.

¿Cómo actualizar un ‘ecommerce’?

Una tienda online necesita una constante actualización de contenidos. Siempre hay productos que se dan de alta o de baja, y hay que publicar imágenes y generar descripciones de producto y reviews.

¿Qué cosas podemos añadir de forma periódica a un ecommerce?

  • Artículos y videos tutoriales sobre cómo utilizar los productos que se venden en la tienda online.
  • Análisis detallados de producto.
  • Artículos de comparación de productos similares.
  • Posts que formen parte del ecosistema de palabras clave del producto que se vende. Si la tienda online comercializa productos para hacer surf, es una buena idea hacer posts sobre los lugares del mundo donde cazar las mejores olas o sobre música para escuchar en tus escapadas surferas.
  • Anuncios sobre nuevos productos.
  • Promociones y eventos.

¿Qué queremos decirle al mercado?

Hay que tener en cuenta que una web corporativa debe poner toda la información relevante y útil de la empresa a disposición de clientes y posibles clientes. ¿Qué servicios y productos comercializa? ¿En qué condiciones? ¿Qué ventajas aportan al cliente?

Cada vez que la empresa incorpora propuestas nuevas, la web las debe reflejar. Y si el modelo de negocio se transforma, los contenidos de la web también se deben transformar. Asimismo, la sección de FAQ, o Preguntas Frecuentes, se debe ampliar con las nuevas preguntas que se hagan los clientes, y con las correspondientes respuestas.

El sitio web corporativo debe explicar de forma clara y completa todo lo que una marca le quiere decir a su mercado