Las herramientas no code agilizan los procesos de desarrollo web más complejos y democratizan la construcción de los proyectos web más sencillos. Omatech se apoya en el no code para reducir los tiempos de entrega y afinar la calidad de los proyectos. En este artículo explicamos qué es no code y por qué es tan útil para la creación de webs y apps.

¿Qué son las aplicaciones ‘no code’?

No code es un método de desarrollo que utiliza interface gráfica de usuario para construir sitios web, aplicaciones y softwares, sin necesidad de programar. Esta especie de framework visual para el diseño de software puede ser utilizado por personas sin conocimientos de programación, lo que democratiza la creación de proyectos digitales sin grandes requisitos.

Para los proyectos a medida y de más complejidad, el no code es muy útil para generar el prototipo que los desarrolladores tomen como base para su trabajo de programación. El no code también se puede usar para desarrollar mockups —demos y diseño para las fases iniciales— en todo tipo de dispositivos y plataformas tecnológicas.

El no code abre el desarrollo del proyecto a equipos humanos más grandes

Las soluciones no code permiten generar sitios web, aplicaciones móviles, aplicaciones web, apps de voz, softwares, flujos de trabajo, integraciones y automatización de tareas.

El término no code (sin código) es comúnmente aceptado, si bien no es del todo preciso. La explicación es que el código no deja nunca de estar presente, aunque no se vea, ya que el usuario interactúa con componentes visuales y no con líneas de código. Tanto las herramientas no code, como las aplicaciones que se pueden crear con ellas, están construidas con grandes cantidades de código.

El método no code también es conocido como programación sin código o programación visual.

¿Cómo funciona el ‘no code’?

Las plataformas y herramientas no code tienen interfaces con una buena usabilidad. En estas interfaces destaca la acción de arrastrar y soltar (drag-and-drop) los elementos con los que ir construyendo la aplicación o la web. Con esta metodología, el usuario, apoyado en la documentación y videotutoriales correspondientes, crea su proyecto web de forma muy visual e intuitiva.

No code es una capa de abstracción del código que hay por debajo. En otras palabras, recoge los aspectos esenciales del código subyacente y los convierte en soluciones de arrastrar y soltar con el ratón. El usuario trabaja con HTML5, CSS y Javascript, pero lo hace a través de la mencionada capa de abstracción o, para ser más exactos, a través de una interface gráfica de usuario. Esta interface hace posible crear un proyecto digital sin programación.

La base de esta interface son componentes que se pueden mezclar, combinar y encajar para crear nuevas estructuras. Las limitaciones de estos componentes son, al mismo tiempo, las limitaciones de los proyectos que se pueden hacer con no code.

‘No code’, una nueva capa de abstracción

No code tiene sus fundamentos en un concepto, el de abstracción, fundacional y esencial en las ciencias de la informática. Todo el software actual está construido sobre sucesivas capas de abstracción, cada una de las cuales esconde las complejidades de los lenguajes de programación para que los desarrolladores puedan construir de forma más eficiente. En otras palabras, no hace falta picar cada línea de código incorporada a un proyecto, porque muchas de esas líneas ya van dentro de librerías, frameworks o APIs.

Pues bien, el no code amplía las posibilidades de este concepto al ser una nueva capa de abstracción del pastel de varias capas que es cualquier aplicación o software.

‘No code’ para optimizar el desarrollo web de proyectos a medida

Las herramientas y las plataformas no code ayudan a diseñadores web y desarrolladores a hacer prueba de concepto y experimentar de forma rápida, hasta encontrar la manera en que habrá que desarrollar —esta vez sí, escribiendo código— la web o aplicación personalizada.

«Una vez se ha optimizado la idea al 90% con no code, se puede pasar a realizar un desarrollo a medida», explica Cesc Delgado, COO de Omatech

La gran ventaja es que el desarrollo a medida se hace en tiempos más cortos y con la dedicación de menos recursos. La razón es que ya se parte del guión preestablecido que se ha creado con la interface gráfica de usuario de la herramienta no code.

Las aplicaciones no code permiten crear proyectos completos listos para usar sin tener que escribir ni una sola línea de código. Pero no solo pueden reemplazar al desarrollador en los proyectos más sencillos y poco customizados, sino que también pueden elevar a un nuevo nivel la fase de prototipo de los proyectos más complejos

Ventajas del ‘no code’

Destacamos algunas de las ventajas de esta metodología.

Más eficiencia y mejor trabajo en equipo en los desarrollos a medida

El no code permite averiguar la forma de abordar de forma óptima el desarrollo de un proyecto web complejo sin tener que escribir ni una sola línea de código. Cuando el diseño y las interacciones del proyecto están claros, los desarrolladores pueden dedicar todo su saber hacer en programación para crear una solución a medida de alta calidad. Trabajando de esta manera, el proceso de desarrollo pasa a ser más eficiente y rápido.

Las aplicaciones no code pueden ser usadas por profesionales sin conocimientos de programación

Las aplicaciones sin código pueden ser una magnífica herramienta en manos de diseñadores web, diseñadores de UX/UI y, también, programadores. No es razonable pedir a un diseñador web programar, ni tampoco lo es pedir a un desarrollador hacer labores de diseño. Ante esta realidad, el no code, ideal para la prueba de concepto, es un método de trabajo que facilita la coordinación y el trabajo conjuntado de los profesionales de diferentes especialidades involucrados en la creación de un proyecto digital.

Uno de los beneficios derivados de esta eficiencia es que los programadores puedan agilizar su trabajo y dedicar más tiempo a tareas de más valor añadido.

Fácil desarrollo de aplicaciones sencillas

Las herramientas no code son perfectas para generar apps sencillas con la participación de profesionales de diseño, de marketing y de otras disciplinas alejadas de la programación.

Desventajas del ‘no code’

Las dos grandes desventajas del no code son las restricciones que presenta y los riesgos de seguridad.

Límites para los proyectos a medida

Con no code se pueden crear apps de forma más rápida y fácil, pero los componentes no code tienen limitaciones. La razón es que con ellos no se pueden crear soluciones personalizadas. El no code dificulta crear proyectos únicos y diferenciados.

Problemas de seguridad

Los proyectos creados enteramente a través de la metodología no code son más vulnerables que los construidos a partir de un desarrollo de código propio.

¿Por qué crece el ‘no code’?

Hace décadas que hay herramientas visuales que hacen innecesario escribir código. Sin embargo, solo en los últimos años han adquirido un mayor protagonismo. ¿Qué factores explican el crecimiento de este método?

‘No code’ de última generación

Las raíces de esta tecnología se remontan a los años 70. Ahora, tras décadas de evolución, disponemos de herramientas muy avanzadas. La tecnología actual no tiene nada que ver con los editores WYSIWYG (What You See Is What You Get) del pasado o con los prototipos en InVision. Así, las versiones de no code más actuales permiten construir webs con muchas interacciones, animaciones dinámicas y otros elementos visuales sofisticados.

Demanda de más productividad en el sector IT

La tecnología está cada vez más presente en las empresas, que apuestan por la digitalización. El no code contribuye a aumentar la productividad en un contexto de más demanda de soluciones tecnológicas y de lanzamiento de más webs y apps. Las soluciones no code pueden ser particularmente útiles en negocios con equipos IT reducidos.

Crecimiento de la ‘economía API’

El no code ofrece un mayor potencial gracias a la creciente disponibilidad de APIs, que son unas interfaces que permiten que dos aplicaciones diferentes dialoguen. Las herramientas sin código facilitan integraciones de todo tipo a través de APIs.

Cultura de la creatividad y el ‘háztelo tú mismo’

El DIY (Do It Yourself), el háztelo tú mismo, práctica característica de los ámbitos de las manualidades y del bricolaje, pasa a ser un concepto presente también en el mundo tecnológico. El no code permite que cualquier persona se ponga a construir apps.